Hoy quisiera compartir contigo una breve reflexión dedicada a todos aquellos profesionales que hoy, por una razón u otra, se encuentran en situación de desempleo.

Si actualmente te encuentras en esa situación, muy posiblemente te sientas frustrado, decepcionado, cansado y hasta resignado, y es muy entendible, pues no es un situación fácil de navegar. Sin embargo, mi invitación hoy es para que no desistas, pues recuerda que en los momentos profesionales más difíciles es en donde las mejores y más novedosas oportunidades  llegan. Aunque no lo creas, en momentos como este tienes el gran privilegio de reinventarte, de tener chance de parar y revaluar cómo ha sido tu vida hasta ahora y cómo podrías hacerlo diferente. Ve este momento como una gran oportunidad, muchos profesionales nunca llegan a tenerla y siguen viviendo vidas vacías y sin propósito.

Si te rechazan sigue adelante, pues eso no determina de ninguna manera ni quién eres ni de lo que eres capaz. Recuerda que tú tienes el poder de dirigir tu carrera hacia donde tú quieras, lo que pasa es que están duro lo que estás viviendo que has perdido tu poder personal. ¿Pero no te parece que ya va siendo hora de que recuperes ese poder? Yo creo que sí, tienes mucho por delante.

¿Te has puesto a pensar que quizá a través de esto que estás viviendo la vida te quiere enseñar una manera diferente de vivir tu vida profesional y de funcionar? A lo mejor lo que pasa es que quizá no la escuchas y por eso sigues empecinado mandando 20 Currículos al día. Mandas y mandas sin un propósito, y quizá por eso muy pocos reclutadores te responden, o quizá ninguno pues intuyen tu desesperación. Recuerda...cantidad no es calidad… ¿Cuál es tu propósito? ¿Que deseas realmente, conseguir un trabajo rápido o forjar una carrera? ¿Qué es lo que en verdad quieres? ¿Hacia dónde quieres dirigir tu vida profesional?

Amigo profesional, no te desesperes. Más bien utiliza esta coyuntura profesional que estas atravesando y empoderate. La vida te está dando una gran oportunidad de hacerlo diferente, de revaluar tu horizonte, de evaluar nuevas oportunidades y de abrirte a nuevas posibilidades. ¿Qué vas a hacer entonces?

Como siempre es un gran gusto escribir para ti.

Saludos,

Dayana