Y hoy te presento la historia de una niña pobre que se convirtió en una celebridad y todo un icono de poder político y fuente de gran controversia en Argentina. Esta es la historia de María Eva Duarte mejor conocida como “Evita Perón”.

Aunque no lo creas, de niña Evita siempre estuvo rodeada por la pobreza emocional y financiera, pues a pesar de que su padre era un granjero rico, él ya tenía otra esposa y otros hijos. Evita y sus cuatro hermanos fueron legalmente hijos ilegítimos al haber nacido fuera del matrimonio y, junto con su madre, crecen en un hogar muy pobre, abandonados y sin muchos recursos. Tristemente, cuando su padre muere, no se les permite asistir a su funeral.

¿Pero cómo una niña rodeada por la carencia se convierte en actriz y política argentina logrando marcar un cambio de paradigma en materia de políticas sociales y laborales para todo un país? 

Pues definitivamente que con enfoque y mucha determinación, pues la pobreza y la falta de afecto nunca desvanecieron el sueño de Evita de ser actriz. A sus 15 años, Evita decide trasladarse a Buenos Aires para convertirse en actriz, y es allí donde tiene la oportunidad de actuar en varias obras de teatro y películas. Ya cuando cumple 20 años, logra iniciar su propio negocio de radio y alcanza grandes éxitos financieros.

Tiempo después y ya consolidada como actriz y presentadora de radio, Evita es invitada a  una recaudación de fondos para ayudar a las víctimas del terremoto de San Juan, Argentina, y es allí donde conquista el corazón del coronel militar Juan Perón, quien encabezaba el Ministerio de Trabajo de Argentina en ese momento y el cual se convertiría posteriormente en el Presidente de Argentina.

Cuando Perón asume la Presidencia, Evita, a diferencia de las esposas de otros presidentes, se cuestiona su rol como primera dama, y decide reinventarse y no seguir el viejo patrón, con lo cual su vida cambia dramáticamente. Evita decide no ser simplemente la esposa del Presidente sino la esposa del líder del pueblo Argentino, convirtiéndose así en toda una líder de poderosa influencia política. Eva Perón usó su posición como primera dama para luchar por causas en las que ella creía, incluyendo el sufragio de las mujeres y mejorando las vidas de los pobres. Ella también manejó extraoficialmente los ministerios de salud y trabajo en el gobierno de su esposo. Evita se convirtió en toda una oradora experta y era adorada por los ciudadanos argentinos.

La historia de reinvención personal y profesional de Evita es admirable. De su historia, queda muy claro su poder interno y su fuerte convicción hacia cada una de las causas en las que ella creía. Evita pasó de una oscura radio de tercera categoría y actriz de cine a convertirse en un símbolo de la generosidad.

Su visión siempre fue muy clara, y es esa visión la que la ayuda a convertirse nada más y nada menos que en la mejor versión de sí misma. Cuando Evita dice “No se puede lograr nada sin fanatismo", nos invita a luchar por el éxito que deseamos alcanzar, a creer en nosotros mismos y en lo que deseamos ciegamente, y a no decaer ante cualquier obstáculo que se nos presente. Nos invita a ser unos fanáticos de nuestra causa, de nuestro propósito, de que siempre tengamos nuestro norte bien definido.

Evita siempre decía “Cada uno debe empezar a dar de sí todo lo que pueda dar, y aún más. Solo así construiremos la Argentina que deseamos, no para nosotros, sino para los que vendrán después, para nuestros hijos, para los argentinos del mañana” Y basado en sus palabras yo te digo “siempre da lo mejor de ti y mucho más, pues solo así construirás y alcanzaras lo que deseas, dejarás un legado.”

Y finalmente, como Evita muy sabiamente decía "El tiempo es mi mayor enemigo" El tiempo es un recurso muy preciado que usualmente no valoramos y que lamentablemente no se recupera. Así que es muy importante que entiendas que tu tiempo es aquí y ahora. Inviértelo inteligentemente en aquello que deseas alcanzar, no te distraigas, y enfócate en tu propósito.

Espero que la historia de Evita Perón te haya inspirado tanto como me ha inspirado a mí. ¿Te gustaría ver más historias de reinvención como esta? Ingresa aquí

Como siempre, mil gracias por leerme, es para mi un honor crear contenido de valor para ti. 

Saludos,

Dayana