¿Sabías que el famoso intérprete español Julio Iglesias comenzó su carrera como vocalista cuando una lesión truncó su prometedor porvenir deportivo como portero del Club Real Madrid de Fútbol?

Aunque no lo creas, Julio Iglesias sintió una gran inclinación por el fútbol desde niño y eso lo llevó a iniciarse como portero para el Real Madrid, hasta el punto de que durante su adolescencia evaluaba la posibilidad de dedicarse a ser futbolista profesional.

Una vez completada su educación media, Iglesias comenzó a estudiar Derecho en el Colegio Mayor de San Pablo. Tan solo contaba con 20 años cuando inesperadamente sufre un accidente de tránsito que lo deja semi paralitico y sin esperanzas de que volviera a caminar. Dicho incidente le trunca definitivamente su sueño de ser futbolista.

Iglesias pasa aproximadamente un año con esa lesión, y es el enfermero que lo cuidaba el que le regala una guitarra para que se entretuviera. Durante ese tiempo, Iglesias aprendió a tocar la guitarra para reducir en parte su nostalgia pues jamás volvería a jugar futbol. Una vez recuperado, Iglesias viaja a Londres para retomar sus estudios y aprender inglés, y comienza simultáneamente a tocar canciones famosas los fines de semana en un pub en Londres llamado el Air Port Pub.

En ese tiempo, Iglesias crea su primera canción y la lleva a una disquera para que se la den a un cantante famoso para que la interprete, y es allí donde le piden a Iglesias mismo que la cante, a lo cual él responde que no era cantante. A la final, logran convencer a Iglesias y este se presenta en un festival de música y lo gana. El resto es historia. Hoy por hoy Julio Iglesias es considerado el intérprete español más popular internacionalmente de todos los tiempos con un alto récord de ventas de sus canciones.

Sin duda alguna, la reinvención profesional de Julio Iglesias es una de las más interesantes en el ámbito musical. Su historia nos deja muy claro que los procesos de reinvención usualmente nos obligan a vivir nuevas experiencias y situaciones inesperadas que salen fuera de nuestro control, nos obligan a aprender cosas nuevas y a ver las cosas de una manera diferente, nos exigen abrirnos a nuevas posibilidades y hasta conocer gente nueva.  Lo que en determinado momento pudiera parecernos como una limitación o un infortunio, podría terminar siendo lo mejor que nos hubiese pasado pues justamente eso era lo que necesitábamos para brillar. Ante todo, es muy importante que siempre demos nuestro 150% y confiemos en el proceso.

Espero que hayas disfrutado mucho la historia de Julio Iglesias y que te haya inspirado tanto como me ha inspirado a mí. ¿Te gustaría ver más historias de reinvención como esta? Ingresa aquí

Como siempre, mil gracias por leerme, es para mí un honor crear contenido de valor para ti. 

¡Hasta la próxima entrega!

Dayana